click for English
English


 

 
Parálisis de Duchenne-Erb
Síndrome de Duchenne-Erb
Parálisis de Erb
Parálisis del Plexo Braquial Superior, tipo Erb-Duchenne
Parálisis de Erb-Duchenne
Plexo del Braquial
Parálisis de Duchenne-Erb
Plexo del Braquial neuroma
Parálisis de Duchenne

 

 

HISTORIA DE LA PARÁLISIS DE ERB Y DEL PLEXO BRAQUIAL...

Los médicos, desde el siglo XVIII, han descrito la parálisis del plexo braquial como una parálisis del brazo. El Dr. Wilhelm Heinrich Erb, un neurólogo alemán, localizó la lesión más común que resulta en la parálisis del plexo braquial en los nervios de la quinta y la sexta vértebra cervical (C-5 y C-6). La parálisis de Erb (distocia del hombro y plexo braquial) es un padecimiento que se origina en el daño causado a los nervios de este plexo. Éstos se componen de una serie de nervios que van desde la médula espinal y viajan a través del brazo. La lesión congénita por lo general ocurre cuando el personal del parto ejerce una fuerza excesiva en la cabeza y el cuello del bebé. En el 90 por ciento de los casos de Parálisis del Plexo Braquial, el estiramiento traumático del plexo durante el alumbramiento es lo que causa la parálisis. Uno de cada mil nacimientos resulta en lesión al plexo braquial. Uno de cada diez representa una lesión lo suficientemente grave como para que necesite algún tipo de tratamiento. Las lesiones del plexo braquial (incluyendo la Parálisis total del plexo braquial, la Parálisis de Erb y la Parálisis de Klumpke) afectan a un haz compuesto de cinco nervios conocido por el nombre de plexo braquial, el cual controla los músculos del hombro, del brazo y de la mano. Como resultado de esta lesión, todos estos músculos puede paralizarse. Algunos pacientes no tienen control muscular alguno ni sensación en los brazos ni en las manos. Algunos pueden mover los brazos, pero con poco control de la muñeca y la mano. Aun otros pueden mover las manos bien pero no pueden mover el hombro ni el codo.

TIPOS DE PARÁLISIS DE ERB...

La Parálisis Total del Plexo Braquial ocurre cuando la lesión afecta a la totalidad de los cinco nervios que componen el plexo. Resulta en parálisis y en una demostrable pérdida sensitiva de todo el brazo, desde el hombro hacia abajo. Además, el Síndrome de Horner, que causa caída del párpado, pupila no dilatada y dormancia de las glándulas sudoríparas de la mejilla del lado afectado del cuerpo, a menudo acompaña esta lesión. La tortícolis, un padecimiento que causa que el bebé vuelva la cara hacia su lado bueno, o sea, el lado no lesionado, y que le voltear la cara para mirar hacia adelante, también acompaña la Parálisis Total del Plexo Braquial.

La Parálisis de Erb representa la parálisis de un grupo de músculos del hombro y de la parte superior del brazo. Afecta las raíces cervicales de los nervios espinales quinto y sexto. El brazo cuelga flácido, la mano puede rotar hacia adentro y se pierden los movimientos normales. El codo se extiende pero se preserva la flexión de la muñeca y de los dedos con la palma de la mano potencialmente mirando hacia arriba. Los que padecen la Parálisis de Erb a menudo no pueden levantar el brazo por encima de la cabeza y tienen dificultad en agarrar objetos con la mano afectada.

La Parálisis de Klumpke afecta la séptima vértebra cervical y la primera vértebra torácica (C7 y T-1). Frecuentemente los que padecen la Parálisis de Klumpke experimentan debilidad en los flexores de los
dedos y la muñeca y en los músculos pequeños de la mano. La Parálisis de Klumpke es la más rara de las lesiones del plexo braquial, aunque el término se aplique a veces con poca precisión a casos de Parálisis Total del Plexo Braquial. Es sumamente raro encontrar la situación de una verdadera Parálisis de Klumpke por sí sola.

4 TIPOS DE LESIONES DEL PLEXO BRAQUIAL...

Existen cuatro tipos de lesiones nerviosas que pueden resultar en una parálisis del plexo braquial. 1) La avulsión, que ocurre cuando la lesión causa que el nervio se desgarre y se zafe de la columna. Éste es el tipo de lesión más grave del plexo braquial. 2) La ruptura, en la que el nervio se desgarra pero no se zafa por completo de la columna. 3) El neuroma existe cuando el nervio intenta sanarse y se forma tejido cicatrizal alrededor de la lesión. Este tejido cicatrizal ejerce presión sobre el nervio lesionado, y de ese modo impide que pasen las señales del nervio al músculo. 4) La praxis o estiramiento es una lesión nerviosa en la que el nervio no llega a desgarrarse. En casos de estiramiento, la lesión se sana por sí sola, con una mejoría que se manifiesta en un plazo de tres meses de haber ocurrido ésta.




CAUSAS...

La Parálisis de Erb es causada por una lesión que afecta a uno o más nervios que controlan y suministran a los músculos del hombro y de las extremidades superiores, nervios conocidos además como el plexo braquial superior. Por lo general se ve en los recién nacidos y a menudo ocurre como resultado de una tracción excesiva ejercida durante el parto. En el transcurso del trabajo y el parto, el hombro del bebé puede trabarse en el hueso pélvico de la madre. Esta emergencia de parto se llama Distocia del Hombro. Los médicos pueden hacer uso de múltiples procedimientos distintos para destrabar el hombro del bebé y que éste pueda pasar sin problemas por el canal del parto. En algunos casos, el médico puede reposicionar a la madre o usar sus propias manos para maniobrar y cambiar al bebé de posición. En partos especialmente difíciles y peligrosos, el médico puede romperle la clavícula al bebé a propósito, romperle el hueso pélvico a la madre o realizar una cesárea de urgencia. El médico puede hacer una episiotomía profunda, realizar la maniobra de McRobert y ejercer presión suprapúbica. También puede hacer uso de tracción gentil en un plazo horizontal para evitar hacerle daño al plexo braquial. En caso de distocia del hombro, el médico puede sostener la cabeza del bebé y aplicar una ligera tracción durante las maniobras de destrabe. Cuando el médico aplica tracción excesiva sobre la cabeza mientras el hombro del bebé todavía está trabado, los nervios del plexo braquial del cuello del bebé pueden lesionarse. Esta lesión resulta a su vez en uno de los tipos de parálisis del plexo braquial que hemos descrito anteriormente.



FACTORES DE RIESGO...

Entre algunos de los factores de riesgo se encuentran la macrosomía fetal (una condición en la cual el peso prenatal del bebé es de más de 8 lbs. 14 oz.), el aumento de peso materno de 35 lbs. o más, la diabetes materna, la obesidad materna, la gestación de más de 40 semanas de duración, la madre es de corta estatura, o platipeloide (de pelvis contraída o plana). Estos factores de riesgo pueden indicar que existe un aumento de riesgo de distocia del hombro y de parálisis del plexo braquial. Asimismo, el alumbramiento de nalgas u otra presentación anormal del feto puede aumentar la ocurrencia de distocia del hombro y que resulte en lesión al plexo braquial. El uso de fármacos que inducen el parto sugiere un aumento en el riesgo de este tipo de distocia. Cuando se usa la anestesia epidural, la madre pierde la sensación de empujar, lo cual puede resultar en que el bebé descienda en una posición rara. El usar herramientas, incluyendo el forceps y el vacío, para ayudar al bebé a descender, también puede aumentar el riesgo de sufrir distocia del hombro.

TRATAMIENTO...
A la mayoría de los niños que han padecido una lesión que ha causado parálisis del plexo braquial les han resultado dañados múltiples nervios, lo cual hace necesario realizar más de un procedimiento quirúrgico. Las lesiones que afectan los nervios por encima del codo tienen una tasa inferior de mejoría a causa de la ubicación de éstos y de la longitud que tienen que regenerar. El fisioterapeuta también puede trabajar con niños que sufran de Parálisis del Plexo Braquial para ayudarlos a aumentar la gama de
movimientos. El hacer ejercicios diariamente para mantener a los músculos y a las articulaciones flexibles y en movimiento también puede ayudar a los que padecen de Parálisis del Plexo Braquial e impedir que las articulaciones se les anquilosen, o sea, se les queden trabadas. Las metas a largo plazo
para el niño que padezca de parálisis del plexo braquial es lograr por lo menos el uso parcial del brazo o mano afectados. Un importante objetivo es poder alimentarse a sí mismo o usar el brazo o manos afectados para ayudar al otro brazo a levantar y a llevar cosas. Para la edad de dos años, el niño no va a tener ya más mejoría ni recuperación con respecto a la Parálisis del Plexo Braquial.

 


* Exención de responsabilidades: La información que se proporciona en el texto que precede se recopiló de diversas fuentes tanto en la Web como en fuentes médicas tradicionales (o sea, periódicos médicos, enciclopedias, artículos noticiosos de la actualidad, documentos de investigaciones médicas y libros médicos.) Las estadísticas y las investigaciones pueden variar dependiendo del año, fuente y estudio médico en cuestión. Nuestro fin es facilitar una comprensión general de esta lesión. Los escritores de este sitio no son peritos médicos ni alegan serlo. No existe la intención de influirlo a usted para que favorezca una opinión médica en específico. Además, la información que se ha proporcionado no puede sustituir adecuadamente la opinión médica profesional de un médico calificado. La información que hemos proporcionado constituye meramente un punto de partida para las personas interesadas en estos tipos de lesiones congénitas.